Se prevé un aumento de los desahucios para 2013 en Reino Unido

“Muchas familias viven ya al límite de esa espiral de deudas que acaba en un desahucio”, asegura Shelter, la principal organización de personas sin hogar del país. Los recortes anunciados para el 2013 sitúan a nuevas familias en el lado de los morosos.

En Inglaterra y Gales se han producido 160.000 desahucios entre el 2008 y el 2011. Se calcula que, desde el año en que cayó Lehman Brothers, un 10 por ciento de la población británica tiene dificultades para hacer frente a sus créditos y el 40 por ciento de las hipotecas depende de la entrada de dos sueldos en el hogar.

“La mayoría de la gente piensa que nunca vivirá un desalojo pero la subida del desempleo, el alto coste de la vida y los desorbitados precios de las casas hacen que muchos ciudadanos vivan ya al límite de entrar en esa espiral de deudas que acaba en la expulsión de tu casa”, explica Kay Boycott, el director del área de Política de Shelter.

Shelter (que en inglés quiere decir refugio) y otras organizaciones benéficas de Reino Unido se están preparando para acoger a más gente sin hogar a partir de abril del 2013. Tendrán que dar apoyo a las nuevas familias a las que los últimos recortes incluyan en esa “espiral de deudas”.

El nuevo año fiscal ajustará el cinturón de los ciudadanos un agujero más. George Osborne, ministro de Economía y Hacienda, anunció el 5 de diciembre que congelará en los próximos tres años todas las prestaciones sociales, con excepción de las minusvalías y las relacionadas con la dependencia, que crecerán solo un 1 por ciento.

La mayoría de los ministerios reducirán sus gastos de administración en un 1 por ciento en el 2013-2014 y en un 2 por ciento en el 2014-2015, excepto de los de Sanidad, Hacienda y Cooperación Internacional, que quedarán blindados.

Las familias dependen cada vez más de las ayudas del Estado para evitar el desahucio debido a la subida de los precios de las casas y de los alquileres. Este incremento ha supuesto un aumento del 86 por ciento de las peticiones de ayuda a la vivienda desde el 2009, según un informe de la National Housing Federation (NHF) publicado antes de conocer los nuevos recortes. Además, el coste del alquiler ha subido un 37 por ciento y se prevé que aumente otro 35 por ciento más en los próximos años, según el estudio.

El problema es que el ajuste afectará también a los presupuestos de las organizaciones benéficas y los que finalmente sean desalojados tendrán más problemas para encontrar alternativas.

La institución religiosa Depaul es una especie de Bed and Breakfast (Cama y desayuno) para los sin techo de entre 15 y 25 años que da hogar a unos dos mil jóvenes: “Los anteriores ajustes nos han reducido ya un 35 por ciento las ayudas y cada vez tenemos menos recursos”.

Como consecuencia de este recorte con doble efecto (sobre los desahuciados y las organizaciones que les ayudan), una de cada cinco personas que pierdan su casa en el próximo año tendrá que dormir a la intemperie la primera noche, según una encuesta publicada el lunes por la organización para gente sin hogar St. Mungo’s.

“La diferencia entre ser propietario de una casa a ser un sin techo hoy es espantosamente pequeña. Solo pequeñas cosas, como una reducción de salario, un problema de salud o la pérdida de un empleo, pueden suponer que una familia ya no pueda pagar su hipoteca”, concluye Boycott.

Maruxa Ruiz del Árbol / El Diario /  LibreRed

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s