«Regalé todo lo que tenía y esa fue la mayor felicidad de toda mi vida»

Este carpintero se subió a una bici rumbo a Asia y acabó recalando en Ecuador tras vivir en una comuna agrícola y vender frixuelos en las calles de Bolivia. Emilio Rodríguez-Vigil Díaz se liberó de sus posesiones y se marchó a recorrer el mundo.

AZAHARA VILLACORTA | GIJÓN.

Hay quien piensa que otro modelo es posible. Personas como un carpintero y restaurador de hórreos que, un buen día, hace ya un año y medio, comprendió que acumular y consumir sólo le hacía infeliz y se subió en una bici a recorrer el mundo. «Tenía una empresa de carpintería, con un taller enorme y una furgoneta, maquinaria y millones de cosas, y, aunque fue un buen aprendizaje, sólo me hacía sufrir. Así que se lo regalé todo a mi socio, que acababa de tener una hija y lo necesitaba para comer, y no mire atrás. No quise un duro y esa fue la mayor felicidad y la mayor liberación de toda mi vida», respira.

Antes de llegar a ese punto de inflexión, Emilio Rodríguez-Vigil Díaz, según consta en su DNI, 30 años, el mayor de tres hermanos, digno hijo de padres hippies, había trazado una minuciosa hoja de ruta que incluía un trayecto desde su casa de madera en los montes de Faro (a las afueras de Oviedo) a los confines de Asia en bicicleta, pero una lesión de rodilla quiso que se detuviese en la frontera entre Francia y Suiza. En Longo Mai, asentamiento de una red cooperativas agrícolas laica y anticapitalista «increíble», donde se quedó dos meses trabajando en las huertas y en lo suyo: la madera.

La siguiente parada fue para regresar con la tendinitis a cuestas y dejar la bici. «Volví a Asturias en estado de shock y no tuve que pensar mucho, porque mi hermano estaba en Brasil estudiando Geografía, así que estaba fácil. Compré el billete más barato que había a Latinoamérica, que era con destino a Lima, y, enseguida, me encontré con él en Bolivia, donde vendíamos artesanía y frixuelos en las calles de La Paz».

Juntos vivieron experiencias como «caminar nueve días por los Andes sin ver absolutamente a nadie, por sendas casi verticales, cargando con agua, arroz y papas para todo ese tiempo» o como llegar a las ruinas incas de Choquekirao, con un mar de montañas nevadas y la luna llena. «No se lo he contado a nadie, pero hasta se me escapó la lagrimina al llegar a la cima», se ríe.

Pero la realidad se impuso de nuevo y su hermano Simón tuvo que retornar a España para continuar con sus estudios de Geografía y lo dejó en Cuzco, «comiendo tartas de chocolate para superar la depresión».

«La verdad es que lo pase muy mal y que nunca me había sentido tan solo, pero a los cuatro o cinco días espabilé y, como había conocido a gente genial, me junté con Héctor, un amigo argentino musulmán y sufí, y nos recorrimos Perú a dedo» para recalar después en Montañita, un oasis alternativo en la costa de Ecuador, donde funciona el trueque y las calles son de arena, después de «estar meses de cascada en cascada y de playa en playa. Una locura. Este es el mejor país del mundo». Y si en Europa vivía con presupuesto de un euro diario, aquí, aunque parezca mentira, la vida se le ha encarecido a dos, «porque en Latinoamérica es más difícil reciclar comida y dormir en la calle». «Vamos, que últimamente, me he aburguesado», cuenta con otra risa desde una cabaña de hojas de palma a la orilla del mar.

«Aquí hay más luz y la gente es más natural, así que ahora, cuando miro hacia Europa, sólo veo oscuridad», confiesa quien ya se define como «asturiano americano clandestino e ilegal» (porque lleva meses sin tener los papeles en regla), cuyo próximo destino será Colombia (que recorrerá de la mano de otra amiga argentina, a la que conoció haciendo autoestop) y que lo que más echa de menos es sentarse en la casa gijonesa de su abuela Tina» a comer sus maravillosas croquetas y a hablar largo y tendido de la vida».

«Esa vida que te da cosas de forma natural. Sólo hay que saber buscar sin miedo ni vergüenza, que en Occidente abundan. Aquí vivo con gente que nació en crisis y morirá en crisis, pero que no necesitan tener un BMW ni llevar a sus hijos a un colegio privado». Ser y no poseer.

Fuente: Elcomercio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s