Un conflicto olvidado: Sudán del Sur

“A falta de medios, les enviamos cascos azules”: eso es lo que han debido pensar los grandes pensadores para las misiones de la ONU.

Poco se sabe, a nivel mediatico, sobre el conflicto que lleva más de 40 años perpetuándose en el centro de África; en 2005 empezaron las negociaciones de paz que parecieron terminar en la división del país en la República del Sudán y Sudán del Sur. Un enfrentamiento que aún está por resolver.

La división artificial que se produjo en África a raíz de la des-colonización fue la principal causa de muchos de los enfrentamientos internos del gran continente olvidado: etnias y pueblos separados por fronteras y otros unidos por las mismas. Y, aún hoy están sin resolver.

La ONU y las misiones de paz

Hilde Johnson, enviada especial de la ONU en Sudán del Sur, manifestó que “la misión de paz carece de soldados y aeronaves suficientes para proteger a los civiles afectados por los combates que están teniendo lugar en el Estado de Jonglei” además de que “no podemos mantener nuestra presencia con las logísticas de las que disponemos, con los problemas que tenemos con el transporte aéreo y por carretera. Así que no podemos proteger a los civiles en grandes cantidades”.

Leyendo las palabras de Johnson parece que se resigna a que “ya no se puede hacer más”. Lo que me pareció más curioso es que en esta misma semana, la Unión Europea aprovara el envio de armas a los rebeldes Sírios. Me resulta un panorama paradójico de hipocresia por parte de la comunidad internacional. Claro que para entenderlo se deben buscar y encontrar las razones detrás de cada uno de estos conflictos, lo cual no corresponde a la finalidad de esta pieza. Aunque, para no alarmarse, el Consejo de Seguridad de la ONU, aprobó aumentar sus efectivos en las zonas más castigadas por estos enfrentamientos.

Tanto en la República del Sudán como en Sudán del sur no existen armas de destrucción masiva, pero si un gran yacimiento de petróleo que mantiene enfrentados a los dos gobiernos, incapaces de poner paz al conflicto. Ambos se deben dividir de forma equitativa los beneficios que éste produce. Además de las numerosas disputas en las fronteras del país, en territorios como Abyei, que provocan numerosas víctimas y provocan desplazamientos. Disputas a causa de la necesidad de marcar a que país pertenece la tierra y las riquezas de ella.

Abyei y su autodeterminación

El presidente de Sudán del Sur, Thabo Mbeki, ha propuesto planear un referéndum para el territorio de Abyei para determinar cual será su estatus, pero des de la República del Sudan ya se ha dicho que no; ya que “hay miembros de la tribu árabe Misseriya que no podrían votar y eso no sería justo”.

El estado de miseria en el que se encuentra Sudán del Sur desde su independencia se puede comprovar con los índices del PNUD, y las expectativas de paz, estabilidad y progreso por parte de la población, no cesan.

Mientras tanto la comunidad internacional ha desplegado distintos programas de cooperación para el joven país. Pero hay un problema importante y es que existe un inadecuado conocimiento del conflicto y sus causas y del territorio, y hay una debilidad institucional, tanto por parte de los gobiernos y las autoridades nacionales, como los factores condicionantes de todo orden.

Nosotros preferimos enviar armas a Siria y cascos azules para “proteger” a las reservas de petróleo (¡no a las víctimas!). Y si no, siempre quedará la frase de “no podemos proteger a los civiles en grandes cantidades”.

Montse Aparicio

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s