Nadie se fía de un PSOE tocado en varios frentes

El papel del Partido Socialista en el proceso de abdicación del rey ha sido la herencia envenenada de Rubalcaba para quien gane la carrera sucesoria del partido.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, decidió retirarse de la carrera por la candidatura a las siguientes generales.

Tenemos al PP dentro… y los dirigentes de Juventudes Socialistas sólo están esperando que llegue su turno”. Así describe off-the-record un joven líder madrileño del PSOE la situación de su partido. Tras obtener los peores resultados de su historia (23%) y la irrupción de Podemos (pero también de IU y ERC), Alfredo Pérez Rubalcaba presentaba su dimisión y convocaba un congreso extraordinario para elegir secretario general. Rectificaba al poco y aceptaba unas primarias abiertas a todos los militantes. También dimitía Pere Navarro, líder de un PSC que se hundió en Catalunya (14,28%) y donde Guanyem Barcelona de Ada Colau será el último golpe en una ciudad que gobernaron durante 32 años.

Tomás Villasante, profesor emérito de la Universidad Complutense, resume el proceso: el PSOE “necesita buscar un príncipe para competir mediáticamente, ya que hasta el rey les ha pasado por la izquierda”. El problema es que “cambian de líder sin cuestionarse por qué la gente ha dejado de votarles y qué espera de ellos”. Todos los candidatos, menos Pérez Tapias, cumplen el “JGR”, características que el periodista Javier Neira detecta en la renovación del régimen: jóvenes, guapos y radicales. Opinión que comparte la activista y filósofa Montserrat Galcerán: “La operación consiste en poner algún joven, fluido y que dé el pego, pero sin ningún discurso de transformación, democratización o regeneración”. Alerta de que las mujeres han quedado relegadas en esta renovación, lo que cree relacionado con sondeos internos: “El machismo da votos”, concluye.

“El PSOE se ha guillotinado”. Así de clara es la catedrática de Derecho Internacional de la Universidad de Oviedo Paz de Andrés al definir la apuesta por la monarquía del PSOE, enfrentándose a un 68% de sus votantes, que prefieren un referéndum (7 de junio, El País). Algo similar al caso de Catalunya con el rechazo al derecho a decidir del PSC, cuyas bases defendían y sus cúpulas negaban. Rubalcaba señaló que tenían “alma republicana” pero ‘compatible’ con la monarquía parlamentaria. Así se ‘vengaba’ del regalo envenenado que le dejó Zapatero con la reforma del artículo 135 de la Cons­titución y que le arruinó cualquier posibilidad en las elecciones de 2011. Ahora será él quien deje ese legado a su próximo secretario general.

Operación Renove

Galcerán cree que “un Suresnes II no tiene mucho recorrido”. Tampoco lo creen las élites y por eso adelantaron la abdicación del rey. Llamativo fue el rechazo de Susana Díaz, para la que ha primado, según el profesor de Ciencia Política de la UNED Jaime Pastor, “el temor de que al embarcarse en esa aventura se viera debilitado el PSOE en Andalucía, su único bastión donde resistir si la renovación no funciona”. Xandru Fernández, profesor de filosofía en Xixón, se pregunta: “¿Qué quieren las camarillas económicas que apoyan al PSOE en Asturies o Andalucía? Proteger sus intereses”. Por eso la espantada de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, va en esa clave: le dicen que no involucre al PSOE andaluz, porque esto va a salir mal.

No obstante, Fernández recuerda que “el PSOE es un cambiapieles y tienen cuadros e ideólogos suficientes para resituarse si quisieran”. Para Pastor, sin embargo, su crisis de centralidad es ‘irreversible’: ya no será el único referente en el centro izquierda y, sin poder apoyarse en el ‘voto útil’, “la tendencia va a ser al declive y sólo se sostendrán de forma desigual a nivel autonómico o local”. Las opciones del PSOE son “ser un pilar cada vez más debilitado de una presunta regeneración del régimen con el nuevo rey, u optar por un giro a la izquierda para competir con Podemos e IU, bajo el riesgo de que la gente prefiera el original a la copia”, culmina. El agotamiento del discurso socialdemócrata se manifiesta en que los líderes del PSOE ya se refieren a él como utopía.

No hay una crisis de liderazgo ni de relevo generacional, sino de credibilidad: ni Eduardo Madina ni Pedro Sánchez, precandidatos en las primarias, se opusieron a Zapatero o Rubalcaba, a la troika, o a la sucesión sin referéndum de Felipe VI y ninguno tiene fuerza para contrarrestar las presiones de los poderes fácticos. Y sólo José Antonio Pérez Tapias, partidario del derecho a decidir, plantea una solución a la cuestión catalana. Fernández recuerda que “en los últimos 20 años cualquiera podía jugar la carta del carisma, pero ahora nadie puede competir con Pablo Iglesias”. Por ello está convencido de que para ganar necesitan ‘la carta de la credibilidad: actitudes y políticas, exponer resultados’, algo de lo que carecen. Quien ha entendido que es necesario desmarcarse ha sido Odón Elorza, ex alcalde de Donosti y único diputado socialista que rompió la disciplina de voto en el Congreso el día de la abdicación.

El PP, por su parte, está sosteniendo al PSOE, dándole tiempo para renovarse y hacer futuros pactos de Estado, como en Grecia o Alemania. Los elogios de Rajoy a Rubalcaba van en esa línea. “Si al PP se le hunde el PSOE, los siguientes son ellos”, puntualiza Villasante. Queda por ver si el pacto de ‘facto’ en la reforma del régimen termina en una gran coalición. Eso desgastaría a ambos partidos, pero ya es requerido por Felipe González y los principales medios de comunicación. Ya sucede en el Parlamento asturiano, donde es el PP quien sostiene al Gobierno del PSOE. El PSOE, para Galcerán, sólo puede optar por “una política del miedo, dirigida a un electorado de centro, y presentarse como un partido estable, buen gestor y razonable”. En esa línea va Antonio Elorza (16 de Junio, El País), que compara a Podemos con el fascismo. Pero un discurso del miedo arrasará los espacios intermedios (PSOE, UPyD o IU), como sucedió en Grecia, donde la confrontación con Syriza destruyó al PASOK. En ese clima de declive, una última pregunta ¿habrá escisiones del PSOE como en Catalunya, donde los hermanos Maragall se unieron a Esquerra?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s