Las librerias independientes crecen en eeuu

El alma, en auge
La librería Posman Books, en Manhattan.
El alma

Paula Corroto // No se trata de un eslogan religioso extraído de una rueda de prensa de la Conferencia Episcopal. Es tan sólo una de las conclusiones más importantes de los movimientos del sector editorial a nivel global en los últimos meses: lo que cuenta es conocer bien al lector y no ser una mera pantalla, impersonal y que funciona mediante algoritmos y cualquier otra operación matemática. Si quieres ser online y virtual no debes olvidarte del alma y de la confianza. Si lo haces, estás perdido.

Y todo esto llega por el incremento reciente de las librerías independientes en Estados Unidos después de años de caídas. Según The American Booksellers Association, en el último año han pasado de ser 1.632 a 1.664 las librerías asociadas. Un aumento que además parece continuado en los últimos cinco años –tocaron fondo en 2009; en 1995 habían llegado ser 7.000 miembros- y que parece un toque de atención por parte del consumidor a las políticas voraces de las cadenas –las físicas- y de emporios como Amazon y Barnes & Nobles. Algunos analistas también sugieren que detrás se halla el movimiento en pos del “comercio local” (buy local) inspirado, entre otras razones, por la crisis económica. En la actualidad, las librerías indies representan el 10% del mercado del libro en EEUU.

Sin embargo, no es menos cierto que muchos libreros independientes han cambiado su estrategia y muchos han declarado la guerra al esnobismo de hace años. Este argumento es el que sostiene Robert Fader, de Posman Books, una librería de Manhattan: “Los libreros hemos entendido que es necesario conocer mejor a nuestros clientes y ofrecerles un servicio que garantice su vuelta a la librería. Durante años yo trabajé en una de ellas donde no se vendían los libros de Stephen King. Entonces llegó Barnes & Nobles, abrió un local cercano a nosotros y en dos años tuvimos que cerrar”.

Un aviso a navegantes, además, en plena guerra entre Amazon y la editorial francesa Hachette –la primera ha lanzado un órdago reduciendo los plazos de entrega de los libros del sello para que este acepte un alza en los beneficios de la tienda online-, que, como informaba estos días The Guardian, ya ha puesto del lado de la editorial a las librerías independientes británicas (y con ello, a sus lectores). Todo parece ir muy bien para Jeff Bezos y su equipo, pero cuidado: no se olviden del alma.

La vitalidad, en digital

Y precisamente, para el lector sensible, varias aproximaciones para estos meses de verano. Una de ellas es Stoner, de John Williams, una historia sobre la belleza y la renuncia que tiene como protagonista a un profesor universitario y que ha recibido las mejores reseñas de las revistas especializadas. En España está editado por Baile del Sol.

Otro libro que vuelve a las librerías por obra y gracia del baluarte digital es Contra la censura, de John Coetzee, publicado en español en 2007. En él se recogen ensayos del premio Nobel que reflexionan sobre la censura por razones morales y la censura por razones políticas. Y, por último, la primera crónica sobre la generación Beat escrita en 1971 por Bruce Cook con los cadáveres de Cassady y Kerouac aún calientes y cuando aún no había acabado el movimiento hippy. Para que descubran cómo surgieron, sus ganas de comerse la vida y la literatura a bocados y cómo aún tendríamos tanto que aprender de ellos.

Fuente: Infolibre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s