El petróleo baja un 22% pero el precio de la gasolina sigue igual

El barril de Brent cerró ayer en 90,2 dólares, y acumula casi cuatro meses de bajada en los que se ha dejado un 22%, llegando a tocar intradía niveles que no se alcanzaban desde 2010. Y, sin embargo, el precio de la gasolina en el mercado doméstico apenas lo ha notado. En este tiempo, la Súper 95 apenas ha bajado un 1,6%, pasando de 1,427 céntimos el pasado 16 de junio a 1,405 esta semana, de acuerdo con los datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. Es decir, una diferencia de más de 20 puntos que se amplía en el caso del gasóleo de automoción, que apenas se rebajó un 0,5% en este periodo, desde 1,32 euros por litro a 1,313 euros.

Además, los precios han experimentado incluso repuntes puntuales, a pesar de la evolución general a la baja del Brent. Esta semana, por ejemplo, los precios de la gasolina subieron levemente 0,3 céntimos por litro, respecto a la semana anterior, mientras que el barril de referencia en Europa caía 4,65 dólares.

Hay varios efectos que explican estas diferencias. Uno de ellos se puede atribuir al decalaje. Es decir, que hay que esperar un tiempo desde que se producen las primeras alteraciones en las materias primas hasta que se trasladan a los precios de consumo. Pero, de acuerdo con fuentes del sector, esto no debería durar más de unas semanas. Además, los precios se aceleran mucho más con las subidas. Por ejemplo, un alza equivalente de los precios de Brent a finales de 2010 ya se había reflejado en un aumento de los precios del 10,2% para la gasolina y del 13,2% para el gasóleo en un periodo similar.

Por eso, quizá el factor que tiene más influencia, de acuerdo con las críticas de ciertos economistas e instituciones es la falta de competencia en el mercado español de gasolineras. En concreto, la extinta Comisión Nacional de la Competencia ya había acusado a las petroleras de coordinación en materia de precios, así como copar el mercado.

Por ciudades

De hecho, las diferencias entre distintos tipos de gasolineras son muy amplias. Por ejemplo, las estaciones de servicio que no pertenecen a los principales grupos, sino que están asociadas a supermercados, son más baratas, dado que intentan atraer al consumidor a su negocio principal. Asimismo, las diferencias también son muy amplias dependiendo de las ciudades, de acuerdo con los datos del Ministerio de Industria.

Por un lado, Canarias aglutina 87 de las cien gasolineras más baratas, para el gasóleo de automoción, debido a sus impuestos más baratos, y van seguidas en la lista por Ceuta y Melilla. Dentro de la península, Aragón y La Rioja concentran los principales puntos low cost, que pueden alcanzar los 1,09 euros por litro. En cambio, Baleares aglutina 48 de las cien gasolineras más caras, con precios que alcanzan los 1,41 euros por litro por los elevados costes de distribución. En el caso de las gasolinas, Roquetas de Mar (Almería) tiene la estación de servicio más cara, donde el litro sale por más de 1,5 euros.

 Fuente: Expansión

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s