IU muy preocupada por el coste electoral que pueda tener el caso “Tar jetas”

 

 La implicación de cuatro consejeros nombrados en su día por IU en el caso Tarjetas (esto es, el uso de tarjetas de Caja Madrid y luego Bankia por parte de sus más de ochenta consejeros) llena de zozobra a la coalición dirigida por Cayo Lara. Pero destapa también la estrategia de IU en la dirección de Caja Madrid y los silencios (ahora ya sabemos porqué) ante el gobierno e inversiones de, primero Blesa, y luego Rato.

Todo este fregado le viene a IU en un momento donde se apuesta por ir de la mano con Podemos a la cita municipal, pero sabiendo que la marca de los de Pablo Iglesias aparece con más fuerza en el electorado.

Este fin de semana en la reunión de los dirigentes de IU el enfado era evidente, Alberto Grzón fue especialmente duro con las prácticas de IU hasta la fecha.

Lara

“Malditos, mil veces malditos quienes socaban en nombre de la izquierda los valores de la izquierda. Nadie tiene derecho a destruir el patrimonio de valores de una organización de la izquierda”, dijo Lara, que recordó que tanto Moral Santín como los otros tres consejeros nombrados por la formación pra Caja Madrid, “no son compañeros”. “El problema no son las tarjetas, sino los miles de millones de dinero público que se han empleado en tapar el agujero de Caja Madrid. Hay que dejar clarito quien no ha querido que se investigue (PP). Si se hubiera investigado en el Parlamento ahora se conocerían muchas más cosas de las que estamos conociendo”.

IU-Comunidad de Madrid

El Consejo Político Regional de IU-CM aprobó anoche una resolución sobre Caja Madrid por abrumadora mayoría –109 votos a favor, 18 apoyos a otra resolución alternativa y tres abstenciones–  en la quepiden perdón por la conducta “intolerable” de algunos miembros de su organización, exigen responsabilidades derivadas de la investigación interna y dicen de José Antonio Moral Santín que “la mentira es su modus operandi”.

“Queremos que IUCM investigue lo sucedido en Caja Madrid/Bankia, que se depuren responsabilidades y se tomen las medidas oportunas. Por ello instamos a la comisión de investigación interna de IUCM que aclare las responsabilidades que hubiere y ahonde en la investigación de la querella que presentó IUCM en su día”.

La resolución, en la que definen a aquellos que hicieron uso de las tarjetas black como “personas sin escrúpulo” capaces de “burlar los controles en su propio beneficio”, incluye una petición de perdón por parte de la organización. “Pedimos perdón a la sociedad porque personas nombradas por nuestra organización cometieran unos hechos que tachamos de conducta intolerable y que no puede merecer otra cosa por nuestra parte que nuestra más radical condena”, acuerdan.

Izquierda Unida pide “celeridad y contundencia” a la Justicia tras la querella presentada por la formación hace casi un año contra los gestores de esta entidad. Además, exigen al PP que apoye la creación de una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid, presentada a iniciativa de IU, ya que el Parlamento regional “no puede eludir el control político de una entidad que ha estado bajo la tutela del Gobierno autonómico”.

También la apertura de “expediente fiscal a todas y cada una de las personas que tenían que velar por el correcto funcionamiento de Caja Madrid/Bankia” y que el expediente abierto a la empresa auditora Deloitte “se haga público y se le prohíba seguir operando, pues supone un despropósito económico pagar un dinero a quien no sabe ni quiere controlar el derroche y el despilfarro”.

Todo ello bajo la exigencia de que devuelvan el dinero todos los consejeros, especialmente los que fueron nombrados por IU aunque ya no formen parte de la organización, como José Antonio Moral Santín, Rubén Cruz Orive y Juan Gómez Castañeda. Esa reclamación se hace con independencia de que las cantidades gastadas “pudieran ser legales o no” ya que es “incompatible con principios éticos”.

   Asimismo, IU-CM defiende recuperar las ayudas públicas aportadas para que no sean soportadas por toda la ciudadanía. Para ello “es imprescindible que el Estado mantenga su participación en la propiedad de Bankia”. De la entidad dicen que debería formar parte de “un polo de banca pública que venga a cubrir parte del vacío dejado con la desaparición de las cajas de ahorros, esto es, asegurar la inclusión financiera para quienes tienen menos recursos y no resultan de interés comercial para los bancos”. Se trata, en definitiva, de “impedir su privatización con carácter general y, en ningún caso, sin antes recuperar el dinero aportado por el Estado”.

Garzón

Para el diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzón, el uso de las tarjetas de Caja Madrid por parte de Moral Santín, exvicepresidente de la entidad hasta su nacionalización (más de 16 años) en representación de IU, es sólo una anécdota que se encaja en un entramado de contradicciones en el que Izquierda Unida apoyó decisiones junto al PP que llevaron a la caja de ahorros a la quiebra, y a los contribuyentes a poner el dinero de su rescate.

Por eso, durante su intervención en la Presidencia Federal Ejecutiva de IU, a la que ha tenido acceso Público, el también responsable de Proceso Constituyente de la formación ha pedido al coordinador federal, Cayo Lara, que “coja el timón y no titubee”, y que “caigan todos los saqueadores y responsables políticos de esta situación”.

La intervención de Garzón ha sido dura con la dirección federal, a la que ha acusado de haber permanecido “dormida durante años” pese a las numerosas denuncias desde dentro de la propia organización. “No es posible mantener una actividad corrupta como la que estamos viendo sin, como mínimo, el silencio cómplice de responsables políticos de IUCM”, ha criticado Garzón en la misma Presidencia en la que se sentaba Miguel Reneses, actual número dos de Cayo Lara y diputado en el Congreso.

La palabras de Garzón ponen al coordinador federal entre la espada y la pared, ya queReneses fue uno de los artífices del acuerdo de estabilidad de Caja Madrid firmado en 2009 por Izquierda Unida-Comunidad de Madrid, el PP de Madrid, la antigua Confia de Comisiones Obreras y la Unión Independiente de Impositores y Consumidores. Un acuerdo que blindaba las decisiones en la caja de cualquier postura proveniente del Gobierno central o de los dos grandes partidos.

Según defendió el propio Reneses, garantizaba la “autonomía de las decisiones” en la caja, unas decisiones que llevaron a la entidad al colapso, a vender preferentes, a comprar el banco de Florida por el que se encarceló a Blesa y también se repartieron las famosas tarjetas de crédito opacas.

“Limpiaremos nuestra casa para limpiar el país”

“Queremos respuestas. Queremos saber cómo nuestra organización entró en las disputas de poder del PP y Caja Madrid. A cambio de qué. Queremos saber por qué el voto a favor de nuestra organización a macroproyectos especulativos del PP… Queremos soluciones”, ha dicho el diputado malagueño. Según ha expuesto Garzón, sin una respuesta contundente de la dirección federal “no habrá convergencia ni futuro para la organización” en un momento en el que “hay una oportunidad histórica de ganar las instituciones y cambiar el país”.

Por todo ello, ha exigido a Lara que “dirija este proceso sin miedo a quien pueda caer”, en clara referencia a Reneses, porque su mensaje es claro: “limpiaremos nuestra casa para limpiar el país”.

 

insurgente/ep/publico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s