La autocrítica de fin de año

Cada uno de nosotros tiene que recapacitar y reconsiderar sus propias acciones.

Tener plena confianza en AllahTener plena confianza en AllahAlabado sea Allah, por cuya gracia son perfeccionadas las buenas obras y por cuya misericordia son alejadas las cosas aborrecidas. Las alabanzas son para mi Señor por sus innumerables mercedes y la glorificación es a Él por haberle sido obediente. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Único sin asociados y que Mohammed es su siervo y Mensajero; la paz y bendiciones de Allah sean con él, con sus familiares, compañeros y seguidores hasta el Día de la Resurrección.

¡Hermanos y hermanas en el Islam! Tengamos temor de Allah, pues la piedad es la mejor  provisión y el camino más recto para lograr la felicidad en esta vida y en la Otra.

Sabed que Allah, Glorificado sea, creó a los genios y humanos con el sublime propósito de que Lo adoren únicamente a Él: (Por cierto que he creado a los genios y a los hombres para que Me adoren) Sura de Los Vientos, aleya 56.

Y cuando nuestro padre Adán, con él sea la paz, descendió a la tierra, Allah, Altísimo sea, le dijo: (y en la Tierra encontraréis una morada y deleite por un tiempo) -Sura de La Vaca, aleya 36-, informándole de este modo que su permanencia en este mundo no será para la eternidad, sino por un tiempo determinado que ya había sido establecido por nuestro Señor, Enaltecido Sea.

Allah decretó la extinción y ruina total de toda la creación cuando dice en el Sagrado Corán:  (Todo cuanto existe en la Tierra perecerá, y sólo el majestuoso y noble rostro de tu Señor perdurará por siempre) Sura del Clemente, aleyas 26-27.

Y dice el Altísimo a su Profeta Muhammad, la paz y bendiciones de Allah sean con él: (Y por cierto que no hemos hecho  inmortal a ningún humano. Si tú que eres el mejor de la creación has de morir, ¿por qué razón tendrían ellos los incrédulos que vivir eternamente?) Sura de Los Profetas, aleya 34; (Ciertamente toda alma probará la muerte) aleya 35.

¡Siervos de Allah! El noble Profeta ha sido enviado por Allah como misericordia para los Mundos: (Y no te  enviamos ¡Oh, Muhammad! sino como misericordia para los mundos) Sura de Los Profetas, aleya 107. Pues, no hay camino que nos acerque a Allah sin que nuestro Profeta nos lo haya enseñado y nos haya exhortado a seguirlo, así como también no hay camino que nos aleje de Allah sin que él nos lo haya enseñado y nos haya advertido sobre su peligro. El Mensajero de Allah (PyB) dijo: “Todos los profetas enviados por Allah tuvieron por obligación guiar a su gente  hacia lo bueno que ellos conocían y apartarla del mal que también conocían”. Registrado por Muslim

¡Hermanos en el Islam! En este mundo donde vivimos nuestros dichos y hechos se nos computan, por eso todas nuestras obras se encuentran registradas: (Sabed que hay Ángeles que registran vuestras obras, Nobles escribas que saben lo que hacéis) Sura de La Hendidura, aleyas 10-12; (No pronuncia palabra alguna sin que a su lado esté presente un Ángel observador que la registre) Sura de Qaf, aleya 18.

Compareceremos ante Allah el día de la Resurrección donde: (Todo ser humano será responsable por sus obras, y el Día de la Resurrección le entregaremos un libro abierto donde encontrará registradas todas ellas. Se le dirá: Lee tu libro, pues hoy te será suficiente leer el  registro de tus obras para saber cuál será tu destino). Sura del Viaje Nocturno, aleyas 13-14.

(Hoy sellaremos sus bocas y nos hablarán sus manos y sus pies dando testimonio de lo que cometieron) Sura Iasîn, aleya 65. Los hombres dirigirán su reproche a sus extremidades: ¿Por qué habéis testificado en contra de nosotros?: (Les responderán: Allah nos ha ordenado hablar, Él es Quien puede conceder la facultad de hablar a todas las cosas que desee; y sabed que Él os creó la primera vez cuando no erais nada, y que ante Él compareceréis) Sura de Los Preceptos detallados, aleya 21.

¡Siervos del Altísimo! Los años, meses y días van sucediendo el uno tras el otro, y de esta manera os van alejando de la vida y acercando más a la Otra vida. Así, pues, el hombre feliz es aquel que aprovecha el transcurso del tiempo para la obediencia a Allah, compitiendo en hacer el bien y haciendo una minuciosa autocrítica en la vida para que el Juicio del Día de la Resurrección resulte ser menos difícil. Hay un dicho de la tradición islámica que reza lo siguiente: “Juzgad a vuestras almas antes de ser juzgados y preparaos para el día de la Comparecencia ante Allah”. Y evidentemente la vida mundanal es un lugar para realizar obras mientras que la Otra Vida es para el Juicio: (y Él castigará a quienes obren el mal y retribuirá con una hermosa recompensa  a los benefactores) Sura de La Estrella, aleya 31.

Por eso, cada uno de nosotros tiene que recapacitar y reconsiderar sus propias acciones. ¿Somos, realmente, de quienes respetan el horario establecido de las oraciones, cumplen con sus pilares, obligaciones y prácticas voluntarias? Porque -como bien sabemos- la oración es el  segundo pilar del Islam. Es necesario que hagamos un balance de nuestras vidas y ver si cumplimos debidamente con  la obligación del zakat, del ayuno y también de la peregrinación para quienes puedan hacerla.

Debemos juzgar nuestros propios actos y ver si realmente somos benévolos con nuestros padres y si ellos están complacidos con nosotros. ¿Les aseguramos sus derechos? ¿Les fuimos de buena compañía? ¿Les servimos en todo lo que necesitan? ¿Fuimos afectuosos con ellos en su vejez o nos hemos comportado con desinterés y descuido?

También debemos detenernos a reflexionar en nuestras transacciones de compra y venta: ¿Hemos sido sinceros en ello o bien hemos actuado de una manera fraudulenta y traicionera? ¿Hemos sido a la altura de la responsabilidad o bien hemos violado el principio de lealtad? Es indispensable considerar en todo momento nuestros actos.

Estre ha sido el último viernes del calendario islámico para este año que está por culminarse. Por lo tanto, tenemos que reflexionar sobre los asuntos y acontecimientos que en él nos ocurrieron y someternos por consiguiente a una autocrítica, habida cuenta de lo efímera que es esta vida al igual que los  días que la conforman y que el encuentro con Allah (SWT) es inevitable.

¿Estamos, entonces, preparados para la hora de la muerte y para este gran encuentro? Tengamos, pues, temor de Allah en este año nuevo y recibámoslo con fe, arrepentimiento y esmero en los actos de obediencia. Y olvidémonos de las cosas negativas y procuremos alejarnos del mal: (Temed el día en que seréis retornados a Allah, y en que cada persona reciba lo que merezca sin ser oprimido) Sura de La Vaca, aleya 281.

¡Siervos de Allah! Invocad a Allah el Grandioso que Él os recordará siempre y agradecedle por Sus gracias que os las incrementará. Y sabed que Él está bien informado de lo que hacéis, temedle pues, y pedid bendiciones por el Profeta Muhammad (PyB). ¡Quiera Allah bendecirnos con el Grandioso Corán y beneficiarnos con la guía de nuestro Profeta Muhammad! Pedid perdón a Allah por vuestras faltas y volved a Él arrepentidos; Él es Indulgente, Misericordioso.

Viernes, 23 de Dhul- Hiyyah de 1435 H. acorde al 17 de octubre de 2014
Traducción de la Jutba pronunciada por el sheij Nasser Al Mgbel
Mezquita del Centro Cultural Islámico “Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas” Rey Fahd en Buenos Aires, Argentina.

Autor: Sheij Nasser Al Mgbel

Fuente: Cciar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s