Residuos sin retirar, camiones prohibidos por contrato… Así se recoge la basura en Madrid con Florentino

Pocos días después de entrar en vigor el nuevo contrato de recogida de basuras en la periferia, adjudicado a la UTE Urbaser-Cespa, se empiezan a dejar sentir los efectos de la baja del 10% con la que el Ayuntamiento de Madrid adjudicó el servicio.

Uno de los camiones diésel, prohibido con contrato, alquilados en Holanda para realizar el servicio de recogida de basuras

Así estaban los contenedores en la calle Seseña, del barrio de Aluche, este lunes

Los barrios periféricos de Madrid están empezando a sufrir las consecuencias del nuevo contrato de recogida de basuras que entró en vigor el pasado sábado, 1 de noviembre, y que despertó una fuerte polémica por la notable baja del 10% con el que fue adjudicado a la UTE formada por Urbaser (ACS) y Cespa (Ferrovial). Un buen número de calles de la capital han amanecido con los contenedores hasta arriba de bolsas de residuos pendientes de ser recogidas y, además, parte del servicio se está prestando con camiones diésel, expresamente prohibidos en el contrato por su elevada contaminación.

El ajustado presupuesto del Ayuntamiento para este contrato, con una vigencia de 13 meses, ya dejaba poco margen para las empresas que concurrieron a la licitación para prestar el servicio. Pero con la baja aplicada por la UTE que ha resultado adjudicataria, las cuentas no salen… siempre y cuando el servicio se preste como está estipulado. Como el pliego de condiciones impedía la reducción de plantilla, la solución encontrada por las compañías ha sido reducir el servicio.

En total, se calcula que una media del 30% de los residuos de la periferia se han quedado sin recoger este lunes, como atestiguan las fotografías recogidas en esta información y que fueron tomadas durante la mañana y la tarde de este día.

No obstante, en este punto también ha habido distinciones. En distritos de la zona sur, como Carabanchel y Villaverde, se ha dejado sin recoger hasta el 45% de los residuos, mientras que en los del norte (entre otros, Moncloa y Hortaleza), la incidencia se ha reducido hasta quedarse entre el 10% y el 15%.

Incremento de la contaminación

Sin embargo, no ha sido éste el único punto en el que no se han cumplido las condiciones del contrato.  El nuevo servicio se está llevando a cabo con vehículos diésel, expresamente prohibidos en la licitación por su carácter altamente contaminante, en lugar de los camiones propulsados por gas, que son los que se vienen empleando en los últimos años por motivos medioambientales.

Según ha podido saber Vozpópuli, la UTE adjudicataria ha alquilado algo más de medio centenar de camiones en Alemania y Holanda por un periodo de dos meses para proceder a cumplir con el servicio hasta que puedan disponer de los suficientes surtidores de gas con los que hacer funcionar los camiones.

Precisamente, uno de los puntos candentes de la polémica oferta realizada en su día por la UTE que finalmente resultó adjudicataria fue el número de nuevos camiones, que era inferior al que figuraba en las otras dos propuestas, a cargo de FCC y Sacyr y cuyos precios presentaban bajas inferiores al 1% en los dos casos en la relación al presupuesto del Ayuntamiento.

Permiso del Ayuntamiento

Pese a la existencia de imágenes tan reveladoras como las de la noticia, el Consistorio ha desmentido que no se esté recogiendo la basura y, sorprendentemente, ha añadido que el adjudicatario cuenta con un permiso municipal para emplear los camiones diésel, que hace prácticamente una década que no se emplean para el servicio de recogida de basuras y que se fueron sustituyendo paulatinamente por vehículos a gas.

Además, el inicio de la actividad de estos camiones coincide con la puesta en marcha de las calefacciones centrales en la capital, lo que contribuye a elevar las cotas de contaminación.

En su día, los sindicatos se levantaron en armas ante la posibilidad de que el contrato fuera a parar a la UTE Urbaser-Cespa debido a que la baja en el precio podría repercutir en las condiciones laborales de los trabajadores. El contrato fue finalmente adjudicado a mediados de octubre y comenzó a ser efectivo el 1 de noviembre.

Por el momento, los representantes de los trabajadores se mantienen a la expectativa de cómo se desarrollan los acontecimientos en torno al contrato.

Fuente: Vox populi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s