Difteria, histeria y falta de compasión

juangervas 661X287

 Frente a la que califica de crisis de salud pública histérica desatada como consecuencia del caso de difteria registrado en España, el autor, defensor de la vacuna contra tal enfermedad, pone en cuestión a quienes pretenden hacer negocio a costa de lo que pueden calificarse de seudovacunas.

Contruimos torres de arrogancia médica sobre cimientos de ignorancia científica y ello conlleva desvalimiento, sufrimiento y muerte de enfermos y sanos. Se ha visto muy bien con el caso de difteria en un niño no vacunado, a comienzos de junio de 2015, en España.

Sobre un hecho lamentable se ha construido una torre de arrogancia médica y de intolerancia social en que se ha pedido de todo para los padres, excepto la muerte en la hoguera (que yo sepa).

Como siempre, tal torre se ha construido sobre cimientos de ignorancia científica. Entre los constructores hay todo tipo de individuos, desde políticos a periodistas, desde expertos a aficionados, desde médicos a pacientes. Todos los masacradores se han aupado en la torre de la arrogancia e intolerancia, con una superioridad moral que asusta. Se han azuzado bajos instintos y respuestas irracionales y se han jaleado conductas y palabras vergonzosas. ¿Por qué? Básicamente por incrementar el negocio de las vacunas, ese negocio que pesca en río revuelto para vender las vacunas en un paquete que incluya tanto las vacunas sistémicas (y necesarias) como las vacunas comerciales e innecesarias (como la de la gripe, del papiloma y otras).

Con ello se ha faltado a las normas de compasión, cortesía y piedad, además de cometer la idiotez de idiotizar a una minoría a la que se le da una importancia que no tiene

http://www.medicosypacientes.com/articulos/opinionjuanmartinez3615.html
http://medicocritico.blogspot.com.es/2015/02/sobre-la-idiotez-de-idiotizar-los-que.html

Además, toda la artillería burda y sin ciencia empleada contra los “antivacunas” (técnicamente, los que tienen “duda vacunal”) es inútil y perjudicial, si lo que se pretende es lograr que acepten las ventajas de las vacunas necesarias
http://asset-scienceinsociety.eu/news/features/plos-and-ecdc-together-special-issue-vaccine-hesitancy
http://elpais.com/elpais/2015/06/03/ciencia/1433354194_756223.html

Cimientos con algo de ciencia

Con respecto a la difteria y su vacuna conviene tener claro algún hecho científico, del tipo de (notas 1,2, 3, 4, 5, 6, 7,8, 9 ) :

  •  La difteria se produce por un bacilo que libera una toxina capaz de intoxicar e incluso matar al paciente. El daño, pues, se hace por medio de la toxina, localmente o “a distancia” (en corazón y en sistema nervioso, entre otros), desde una infección en la faringe, pero también en fosas nasales, piel, vagina, ojos, etc.
  •  La difteria se produce por bacilos que sólo viven en la especie humana; pero la difteria cutánea se da en condiciones de extrema falta de higiene, a partir de bacilos en las vacas.
  • La difteria es enfermedad grave, pero su mortalidad ha disminuido mucho con las mejoras sociales y económicas, y de atención sanitaria.
  •  La vacuna de la difteria es la misma toxina modificada, un toxoide, de forma que provoca la formación de defensas (anticuerpos como anti-toxinas) que evitan el daño en caso de infección.
  • Hay una vacuna infantil con carga antigénica estándar (fuerte) y una del adulto con carga antigénica baja (para producir menos reacción local).
  • Es imposible la irradicación de la difteria, pues la vacuna es contra la toxina, no contra el bacilo.
  • El bacilo de la difteria sólo produce toxina si a su vez está infectado por un virus (un bacteríofago) que le aporta el material genético para producir la toxina. Las cepas de bacilo de la difteria contagiadas por dicho virus pueden a su vez contagiar a cepas de la difteria no toxigénicas, con lo que se expande la posibilidad de enfermar.
  • El bacilo de la difteria puede vivir sin producir daños en portadores humanos asintomáticos, sobre todo en la nariz. Al haber menos casos de difteria disminuyen las personas con infección asintomática, y la posibilidad de re-vacunación espontánea natural.
  • La infección de difteria no produce inmunidad de por vida y por ello hay que vacunar también a los que han pasado la difteria.
  • La madre con anticuerpos contra la toxina diftérica los transmite al bebé, de forma que le protegen hasta medio año.
  • La vacuna de la difteria es una vacuna necesaria, pero muy ineficiente, pues su efecto se desvanece en unos diez/veinte años. Por ello más de la mitad de los adultos están indefensos frente al bacilo de la difteria (hasta el 70% en los ancianos).
  • La vacuna de la difteria es una “bomba de tiempo” pues traslada el problema de la infección a otras edades. Hay una “luna de miel” hasta que estalla dicha bomba y por ello hay que re-vacunar y es imperativo el mejorar la vacuna para prolongar su efecto protector.
  • Como dice la Organización Mundial de la Salud: “las vacunas antidiftéricas óptimas a desarrollar en el futuro deberán proporcionar una protección más duradera con menos inyecciones”.
  • La vacuna antidiftérica actual no existe como tal en el mercado. Se vende siempre asociada a otras vacunas, tanto en niños como en adultos. En niños puede tener lógica tal asociación, en adultos es absurdo.
  • Es imposible revacunarse sólo de difteria, hay que revacunarse de difteria y tétanos, o de difteria, tétanos y tosferina (coqueluche). Por ello se suman los efectos adversos de las tres vacunas, especialmente una reacción local intensísima (reacción de Arthus). Además, la revacunación contra el tétanos es innecesaria hasta los 65 años (basta en toda la vida una dosis de recuerdo, si se ha cumplido el calendario en infancia y adolescencia).
  • En Europa hubo un periodo epidémico de difteria a partir de la caída de la Unión Soviética (con un máximo en 1994-5 y un total de casi 160.000 casos declarados), por el deterioro económico, social y del sistema sanitario. Desde entonces la difteria ha sido un problema en Europa, aunque con tendencia decreciente.
  • La vacuna de la difteria protege mientras se mantienen los anticuerpos en sangre a un cierto nivel. Por ello la infección afecta sólo a los que no se han vacunado nunca, o a los que hace mucho tiempo que no se han revacunado. Es decir, la difteria es cuestión de quienes no se vacunan (muy pocos) y de quienes hace tiempo que no se han revacunado (la mayoría de los adultos y especialmente los ancianos).
  • Son esperables más casos de difteria si las autoridades no exigen mejores vacunas y si los profesionales no re-vacunan a los jóvenes, adultos y ancianos.
  • La vacuna de la difteria provoca un círculo infernal pues no resuelve el problema de brotes y epidemias. Si no se mejora, obliga a una re-vacunación continua que siempre fallará por razones varias (siendo la “duda vacunal” la menos importante) probablemente en quienes más la precisan, como marginados, pobres, ancianos y otros.
La vacuna de la difteria es una vacuna necesaria, una de las vacunas sistémicas.

Hay un grupo de vacunas que podemos considerar recomendables universalmente: contra difteria, parotiditis, poliomielitis, rubeola, sarampión, tétanos y tosferina . (Nota 10). Hay otras vacunas recomendables en situaciones específicas; por ejemplo, contra el cólera, la fiebre amarilla, la fiebre Q, la hepatitis, la meningitis, el neumococo, la rabia, el rotavirus, la tuberculosis y otras. Hay vacunas en desarrollo, por ejemplo, la del paludismo y la del dengue. Hay otras vacunas en las que existen pruebas que desaconsejan su uso en general, como contra la gripe y contra el virus del papiloma humano. Son vacunas que provocan más daños que beneficios y que sólo se justifican por el interés comercial de sus promotores (industrias, expertos y algunas “sociedades científicas”) . (Nota 11)

Hay vacunas y vacunas, y no todas tienen la misma importancia ni los mismos problemas . (Nota 12)

La histeria colectiva por un caso de difteria sólo sirve para que hagan negocios los que quieren el uso irracional de las vacunas y el negocio sin más. Ellos desacreditan más las vacunas que nadie que tenga “duda vacunal” (que son minoría).

En junio de 2015, hemos tenido en España una crisis de salud pública histérica con un caso de difteria. En el futuro podemos tener una verdadera crisis de salud pública por epidemia de difteria.

Menos histeria y más ciencia, que a todos amenaza la difteria.

————————————–

Notas

[1]         http://www.who.int/immunization/wer8103Diphtheria_Jan06_position_paper_SP.pdf

[2]         http://wwwnc.cdc.gov/eid/article/18/2/11-0987_article

[3]         http://vacunasaep.org/documentos/manual/cap-21

[4]         http://www.biomedcentral.com/1471-2334/13/551

[5]            http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10217597

[6] https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/147952/Green-Book-Chapter-15.pdf

[17         https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/147952/Green-Book-Chapter-15.pdf

[8]         http://www.elsevier.es/en-revista-medicina-clinica-2-resumen-immunity-to-diphtheria-among-adults-13079382

[9]            http://www.rxlist.com/dtp-side-effects-drug-center.htm

[10]         http://equipocesca.org/resumen-del-seminario-sobre-eficacia-efectividad-y-seguridad-de-las-vacunas-aspectos-clinicos-profesionales-y-sociales/

[11]         http://www.nogracias.eu/2015/06/05/editorial-nogracias-vacunas-no-todas-son-iguales/

[12]         http://www.actasanitaria.com/vacunas-y-vacunas-no-todas-son-iguales/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s