El caso López Madrid aviva las rencillas entre Villarejo, el CNI y otros comisarios de Policía

Interior cambió de destino a un jefe policial enfrentado con el famoso comisario. En el entorno de Elisa Pinto consideran que no existe voluntad de resolver el caso. Y el propio Villarejo niega “rotundamente” cualquier relación con estos dos asuntos…

 El escándalo sexual que enfrenta en los tribunales al conocido empresario Javier López Madrid, consejero delegado de OHL, y a la dermatóloga Elisa Pinto tiene muchas aristas. Y una de ellas es que este caso está avivando las conocidas rencillas entre el comisario José Manuel Villarejo y otros jefes de la Policía, así como con miembros del CNI. Especialmente llamativa es la relación con el comisario Jaime Barrado, a quien pocas semanas atrás el Ministerio del Interior ha cambiado de destino. Un cambio que coincide con el momento en que se hizo pública una denuncia de Villarejo contra él. Todo ello cuando la dermatóloga presuntamente acosada apunta a Villarejo y éste niega “rotundamente” haberla apuñalado.

Las supuestas conexiones de este caso son harto enrevesadas. Jaime Barrado era el comisario jefe en la Comisaría de Chamartín cuando la doctora Pinto interpuso allí hasta 13 denuncias diferentes contra López Madrid. En los últimos meses, tras estallar públicamente el escándalo, en dicha comisaría sí se había empezado a investigar la presunta relación de Villarejo con el caso, teniendo en cuenta que la doctora supuestamente acosada había afirmado que López Madrid había contratado a Villarejo por indicación del político Francisco Granados. De hecho, el pasado 19 de mayo la propia Elisa Pinto identificó “sin género de dudas” al policía como el hombre que la apuñaló.

Cambio de comisaría

Recientemente, Interior decidió por sorpresa enviar a Barrado a otra comisaría sita en Carabanchel. Y, de hecho, así lo han publicado varios medios como Público, El Mundo y Eldiario.es. Es imposible saber si este comisario tuvo que cambiar de destino porque había empezado a investigar a Villarejo -como se ha sugerido- o por otro motivo. Casualmente o no, el cambio de destino del comisario Barrado se produjo en los mismos días en que el famoso Villarejo interpuso una denuncia, adelantada por El Confidencial, contra responsables del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y varios policías, entre ellos Marcelino Martín Blas, investigador principal del caso Nicolás al que Interior propinó una patada hacia arriba recientemente.

En su primera denuncia conocida,  José Manuel Villarejo no mencionaba al citado Jaime Barrado. Pero en una ampliación de la misma que presentó poco después -y desvelada por el mismo diario- sí incluía a este comisario porque habría perpetrado determinadas irregularidades. Entre ellas estaría, siempre según Villarejo, la participación de Barrado en un asunto relacionado con la operación Prima. Según reza la denuncia, dicho comisario habría formado parte de una suerte de conspiración del CNI, varios fiscales y varios policías para lograr la destitución de Villarejo.

Esta denuncia del comisario contra sus presuntos enemigos fue archivada en los juzgados. Pero no es, ni mucho menos, la única rencilla entre él y el CNI conocida en los últimos meses. No se puede olvidar que Villarejo ya sugirió errores de bulto cometidos por los espías al perder 4 millones de euros de un rescate en Siria. E, igualmente, hizo lo propio al acusar al CNI de otro asunto espinoso: quemar una base contra ETA sita en Sudamérica. Por no hablar de las presuntas implicaciones de unos y otros en el caso Nicolás. Pruebas evidentes de la batalla que se libra entre diferentes miembros de las Fuerzas de Seguridad.

¿Sin voluntad de resolver?

Entretanto, volviendo al meollo del célebre caso en cuestión, cunde el desánimo en el entorno de la doctora que denunció por acoso sexual al yerno de Juan Miguel Villar Mir. Sus allegados consideran que no existe una voluntad real de resolver el caso en los tribunales. Y apuntan precisamente a que la Fiscalía estaría intentando apagar el asunto no tanto porque López Madrid sea un individuo poderoso, sino precisamente por la supuesta implicación en el mismo del célebre comisario Villarejo. Como ya se ha dicho, Elisa Pinto ha reconocido al policía como el hombre que se presentó en su consulta junto al empresario, primero, y como el hombre que la apuñaló, tiempo después.

“¿Cómo es posible que un hombre al que se ha reconocido como presunto autor material de una puñalada ni siquiera haya declarado por este asunto?”, sostienen fuentes cercanas a la doctora. “¿Y cómo se explica que una persona acusada de acoso y contra la que se han presentado pruebas también siga impune?”, remachan. Pese a todos los impedimentos y a todas las aristas de este caso, prefieren confíar en que la Justicia acabará imponiéndose y, finalmente, se juzgará a los presuntos implicados.

Versión de Villarejo

¿Y qué dice el comisario Villarejo sobre este asunto entre López Madrid y la dermatóloga Elisa Pinto? Él mismo ha negado cualquier vínculo con este tema. En una carta enviada a El Mundo como respuesta a una noticia previa de dicho diario, el comisario afirma que “es rotundamente falso que yo tuviese ninguna relación con la doctora Pinto y menos aún y de todo punto inverosímil que la haya apuñalado”. Añade que “no es cierto que el comisario Jaime Barrado, al frente de la Comisaría de Chamartín, haya sido trasladado por estos hechos”.

Por último, Villarejo anuncia que “adoptaré las medidas legales oportunas tan pronto como la situación procesal me lo permita, ya que hasta el día de hoy mi situación es de total indefensión, habiéndome puesto a disposición de su señoría, para cuando estime oportuno a fin de que se conozca la verdad de tan graves y falsas acusaciones que afectan a mi dignidad y prestigio personal y profesional”.

No es la primera vez que se conoce la versión de Villarejo sobre este asunto. Ya trascendió una versión muy similar en un texto publicado en el diario Información Sensible -ligado al policía- el pasado 9 de marzo. En un largo editorial titulado “Las claves de la campaña contra el comisario Villarejo”, se mencionaba el “caso del presunto acoso sexual a la dermatóloga”. Y, sobre este asunto incluía un par de párrafos:

Dice que solo aconsejó

“Sobre su participación en el affaire de la médico y el amigo del Rey, el Comisario en cuestión se limitó a aconsejar al acosado que denunciara los hechos. Se olvidó del asunto y meses después el abogado de la interfecta, pidió una entrevista con el Comisario para que diera un mensaje al denunciante de que si retiraba la denuncia ella también lo haría sobre los supuestos pinchazos recibidos. Ni que decir tiene que no transmitió tal mensaje porque ni recordaba al personaje”. En suma, una versión opuesta a lo que afirma la doctora Pinto.

En aquel artículo se acusaba a la dermatóloga de “montar el circo mediático” y se apostillaba: “Con relación a este asunto, el Comisario Villarejo se personó hace unos días en el Juzgado que lleva el caso y no le permitieron que declarase ni le dieron ninguna opción de explicarse: se ha limitado a ponerse a disposición de su Señoría, teniendo la impresión de que en un magnífico trabajo de la Guardia Civil queda claro que la doctora se mandaba los mensajes para avalar sus falsedades”. Con esta afirmación se refería a un informe de la Benemérita que apuntaba a que las amenazas serían obra de la propia denunciante. Extremo que ella niega tajantemente. En este asunto, la única certeza es que todo es un misterio.

Fuente: Vozpopuli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s