“Tierra arrasada”, presentación del último libro del periodista Darío Aranda

TierraArrasada-Tapa-final-en-baja-3001

¿Por qué ningún juez, empresario o político aceptó nunca el vaso de agua que le ofrecen los habitantes de los pueblos mineros cada vez que los visitan? ¿A qué se debe la aparición de enfermedades inéditas y desconocidas en el medio de la pampa húmeda? ¿Dónde viven las miles de personas desplazadas del campo y que las ciudades no cobijan? ¿Quién está detrás de los feroces ataques a los indígenas argentinos? ¿Qué secretos escondieron las pasteras en Gualeguaychú? ¿Por qué el negocio de Vaca Muerta puede dejar una parte de la Patagonia inhabitable? ¿Cuánto queda realmente en el país de esta ganancia extraordinaria? ¿Por qué nunca se escucha a los que proponen otro camino? ¿Quiénes son los verdaderos dueños de la tierra y qué planes tienen para sus habitantes?

Pueblos envenenados, matones a la luz del día, muertes sospechosas, bebés con malformaciones, tasas de cáncer inéditas, abortos espontáneos, ríos sin peces, bosques sin árboles y enfermedades sin cura: durante los últimos quince años, la Argentina ha sido sometida a la transformación más radical y quizás irreversible de su historia. Detrás del negocio multimillonario de la soja, la megaminería, las pasteras y los combustibles no convencionales, no sólo hay consecuencias inmediatas para todos los habitantes del país, sino también la amenaza de convertir a la Argentina en un territorio agotado, enfermo y hambriento.

En Tierra arrasada Darío Aranda viaja hasta diversos rincones del país donde este modelo político, económico y social busca imponerse con violencia por sobre todo derecho humano. El resultado es una radiografía escalofriante que nos permite terminar de entender en qué país vivimos y elegir en cuál queremos vivir.

————————————————-

Esta semana se llevó a cabo en la lavaca-Mu,  la presentación del último libro del periodista Darío Aranda TIERRA ARRASADA, Petróleo, Soja, Pasteras, y Megaminería, radiografía de la Argentina del siglo XXI. Darío estuvo acompañado por el líder Qom Félix Díaz .

Ante una nutrida y cálida concurrencia quedó en claro la importancia de un periodismo de investigación serio, digno, al servicio de la verdad y  las luchas sociales.

Algunos fragmentos de ambas exposiciones

Darío Aranda

“El libro Tierra Arrasada (TA) intenta hacer un mapeo del extractivismo de la avanzada petrolera, de la avanzada minera, de la avanzada del agronegocio de la forestal, de las pasteras, intenta ver los puntos en común que tiene esa avanzada; por un lado las grandes corporaciones –corporaciones en serio-  porque hoy en día se habla mucho de las corporaciones y sin duda que Clarín es una corporación, pero Barrick Gold, Chevrón, Monsanto,  Syngenta, Alto Paraná, Minera La Alumbrera son corporaciones de otro tipo que muchas veces reciben el beneplácito de los poderes de turno(…)

Este modelo extractivo tiene por un lado las Corporaciones y tiene por otro lado el abrazo y la simpatía de los funcionarios nacionales, municipales y tiene por otro lado también el abrazo del poder mediático y el poder judicial que es un factor fundamental en la avanzada de este modelo y que es sin duda el poder más retrogrado y conservador del estado argentino, que siempre falla en contra de los pueblos indígenas, de los campesinos, de las asambleas socio ambientales y que hace todo lo contrario con las grandes corporaciones (…)

Otro punto de este modelo, es que se da con violencia, con mucha violencia de distinto tipo: Roberto López asesinado el 23 de abril de 2010, en una ruta Formoseña es un caso, Cristian Ferreyra, Miguel Galván, Javier Chocobar, Sandra Eli Juárez son todos casos de la violencia de este modelo que se cobra vidas cotidianamente. (…)

En los últimos cuatro años es en los que más se ha notado la lucha de la comunidad La Primavera, ha habido diez muertes por falta de atención sanitaria,  por dudosos accidentes de tránsito y el poder político local los llama “muertes” pero la comunidad y los líderes indígenas los llaman “asesinatos”, incluso de una pequeña niña Lila Coyipé? de diez meses de vida, atropellada por un gendarme (…)

Hace poco en La Rioja por enfrentar a una minera han sido denunciados treinta y cinco asambleístas, entre ellos una menor de edad, incluso personas que ese día no estaban en la movilización (…)

Otro ejemplo concreto es el pueblo mapuche de Neuquén que tiene 350 judicializados por defender el territorio, acusados de “usurpadores, del territorio en el que siempre vivieron” así actúa el poder político judicial (…)

Otra de las particularidades es la violencia y la judicialización de las luchas(…)

El poder mediático  es otra característica que tiene el modelo extractivo. A veces pareciera que hay dos bloques enfrentados, por un lado parece que está Clarín y La Nación y por otro lado están Tiempo Argentino y Pagina 12, pero al mismo tiempo ambos silencian según su interés político o su interés económico, un ejemplo concreto: busquemos alguna nota crítica a las fumigaciones con agrotóxicos en Clarín o La Nación o busquemos una nota critica al fracking en Pagina 12, no las vamos a encontrar (…)

Hace tres meses que los pueblos indígenas qopiwini acampan reclamando sus derechos más básicos y el poder mediático cierra filas e invisibiliza esas luchas.

Creo que hay que debatir algo y es la responsabilidad de las personas que hacemos esos medios (de comunicación) creo que hay responsabilidades individuales donde  no se nos puede escapar en esos lugares, en esas empresas, no se puede alegar “obediencia debida” para no contar lo que pasa, creo que como periodistas tenemos que contar lo que pasa y muchas veces eso es una responsabilidad individual que muchos colegas lamentablemente prefieren evitar  o mirar para otro lado (…)

Algo que remarco es que en esta Tierra Arrasada por los agronegocios,  por el modelo petrolero,  por el modelo minero, es que toda la ingeniería legal, todas estas leyes para que avancen, se dieron durante el menemismo, fue el menemismo el que aprobó la primera soja transgénica, los primeros agroquímicos de este paquete tecnológico, que impulsó las leyes de la megaminería, el que impulsó las leyes forestales, que comenzaron a implementarse en los territorios;  ahora, cuando más se aplicó en los territorios, cuando más se avanzó en los territorios fue en los últimos quince años: en el 2003 cuando asume el actual gobierno nacional, había cuarenta proyectos mineros en estudio, en la actualidad hay seiscientos proyectos en estudio; en 2003 había doce millones de hectáreas con soja transgénica, en la actualidad hay veintidós millones de hectáreas con soja transgénica y cada día va avanzando más (…)

En el modelo extractivo el kirchnerismo fue la profundización del menemismo, todo el entramado legal que había hecho el menemismo fue aplicado a rajatablas en los territorios durante los últimos años y es cuando más violencia se ha aplicado para que este modelo avance, con violencia es la única manera de poder avanzar(…)

Cada capítulo de Tierra Arrasada hace eje en distintas luchas y resistencias desde Esquel en el 2003 iluminando las resistencias y la lucha contra la megaminería; en Loncopué en 2012 ganándole a otra minera; la población de Misiones resistiendo al avance de las megas represas, las comunidades indígenas cada día más en lucha y resistiendo el avance del modelo (…)

Hace cinco años atrás la palabra Qom, no formaba parte del vocabulario nacional como si lo era mapuche, guaraní, coya;  fue gracias a la lucha de Félix Díaz y su comunidad que hoy el pueblo argentino sabe que Qom es una pueblo indígena, y no solo eso sino que es un pueblo indígena en lucha que resiste con dignidad la avanzada del gobierno nacional, del gobierno provincial (…)

Hace un año y medio que Monsanto, la mayor  corporación del agro mundial está frenada en Córdoba, la población de Malvinas Argentinas y asambleas locales se han organizado y han frenado al monstruo del agro mundial, ¿cómo no podemos creer que es posible? (…)

Esas pequeñas luchas hacen  posible vencer al enemigo más poderoso.

El libro intenta revalorizar y dar cuenta de esas luchas que muchas veces el poder político, el poder empresario y el poder mediático quieren silenciar y también el poder científico, el poder de la academia. Luego del anuncio de la OMS que declara al glifosato como probable cancerígeno, es imposible no pensar “Carrasco tenía razón”, entonces también revalorizar a esos compañeros que no optan por estar abrazados al poder, tanto político, económico o científico”.

Darío Aranda y Félix Díaz durante la presentación del libro

Félix Díaz

En la época que fumigaban en la comunidad, fallecieron sesenta y cinco hermanos, cuando empezaban a fumigar la soja, nuestros ranchos que tienen paneles de paja sin revocar y el glifosato entraba en las piezas de los indígenas que mientras dormían respiraban el veneno y la empresa, a través de los choferes del mosquito, cuando terminaban de usar los bidones de 20 litros le daban a los indígenas para que junten agua, cuando llueve se junta el agua, con glifosato,  en los bidones que luego los indígenas consumían y así murieron sesenta y cinco…todos los sábados teníamos que estar enterrando nuestros queridos seres que han partido (…)

Eso me hizo desesperar, a partir de entonces comenzamos a organizarnos, salimos a la ruta, ahí estuvimos casi seis meses acampando, quemaban nuestras casas, atropellaban a nuestros seres queridos, no teníamos posibilidades de ir al hospital, aún así los indígenas estaban seguros de lo que querían: la recuperación del territorio y el gobierno empezó a repartir viviendas, a repartir funciones públicas, repartían todo lo que tenían, pero la comunidad dijo NO, queremos que nos devuelvan territorio. Hemos sido desalojados, reprimidos en la ruta, hemos sido expulsados, hemos sido perseguidos(…)

Esta lucha que se inició entonces, es una muestra de la resistencia del pueblo indígena, a pesar de no tener agua, a pesar de no tener comida, a pesar de no tener medicamentos, a pesar de la desigualdad, pero han podido lograr romper con el silencio que se ha mantenido muchísimos años(…)

El hermano Roberto López, que no es conocido pero dio la vida por esta causa me dijo (en momentos de persecución) – “Félix es importante que huyas, que escapes de acá, porque si te matan nos morimos todos, pero si te salvas podes seguir defendiendo nuestra comunidad y vas a poder recuperar nuestro territorio” y cuando salimos de ese lugar (donde estaban escondidos) nos enteramos que a Roberto López lo habían matado y yo no sabía qué hacer, yo también me quería morir, porque nunca me imaginé que podía pasar eso, en ningún momento cruzó en mi mente que esto podía pasar en esta democracia, porque leyendo los derechos constitucionales de los pueblos  indígenas, son tan claros y la Constitución no se puede ignorar o violar, es un derecho que garantiza la integridad física de los pueblos indígenas y especialmente los territorios no se pueden enajenar, no se pueden  embargar, no se pueden transferir, no se pueden arrendar, esa figura que garantiza los lugares donde habitamos y en ese momento se violentó ese derecho. (…)

Y esto no tiene nada que ver con los partidos políticos ni con lo religioso, porque está en riesgo la vida misma del ser humano(…)

Nosotros los que somos mayores, tenemos que hacer algo para que esta generación pueda tener esperanza de un mundo mejor y mucha gente está dando su  vida para que no se contamine nuestro ambiente, para que no se siga matando el ser humano, por ser pobre, por ser indígena, por ser extranjero o por  no pertenecer a la fila de un partido político a una religión, eso se tiene que terminar, porque no puede ser que puedan pasar estas cosas(…)

Yo estoy muy preocupado por lo que está pasando, por nuestro territorio porque está en juego la vida de los pueblos indígenas y ojalá que los libros que se están haciendo puedan servir para la difusión de esta problemática, porque nosotros los pueblos indígenas no somos lectores, decimos las cosas y no tenemos registro de lo que hemos dicho, por eso es importante que de nuestra voz quede algo para ustedes para que después se transmita y que puedan entender de que se trata esta lucha (…)

El periodismo no es el que está en la tele, ese no defiende el interés del pueblo sino que está defendiendo su propio interés y oculta estas cosas”.

Ver video de la presentación:

—————————-

Información enviada por Meche Mendez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s