Sobre la incompatibilidad entre política y bien común

“Política, s. Conflicto de intereses disfrazado de lucha de principios. Manejo de los intereses públicos en provecho privado.” (Ambrose Bierce, El Diccionario del Diablo)

En más de una ocasión, habrás oído decir a familiares, amigos o a compañeros de trabajo que la causa de que un político o un partido político tenga las manos atadas para gobernar en favor de sus votantes cuando llega a puestos de poder (ya sea en el gobierno o en la oposición parlamentaria) es que, en contra de su voluntad, no le queda más remedio que devolver favores a todas aquellas personas y entidades que facilitaron su ascenso a tales puestos.

Quizás, en algún caso puntual, esto sea así, pero utilizar este argumento para explicar el comportamiento general de los políticos (y de los partidos a los que éstos pertenecen) una vez han llegado a posiciones de poder, no sólo denota una muestra de ingenuidad sin límites, sino también un desconocimiento absoluto del verdadero sentido de la  profesión política y, lo que es más grave, de cómo funciona el mundo en el que viven.

El objetivo de los políticos es alcanzar el poder, para lo cual deben ganarse el favor de quienes realmente lo ostentan, que en ningún caso son los votantes, sino aquellos que tienen el control de las armas, los medios de comunicación o los recursos económicos en general; por eso, todo político o partido político que aspire a algo en nuestra sociedad deberá dirigir sus “promesas”, en primer lugar, no a los votantes, sino a quienes realmente pueden auparle al poder. Por eso, contrariamente a lo que se piensa, los políticos, cuando llegan al poder (y hacen lo que hacen), no están cometiendo ningún tipo de traición contra nadie o acto en contra de su voluntad, sencillamente, se limitan a desempeñar la función para la cual fueron aupados al poder: gestionar las fuerzas productivas de la sociedad según los intereses de quienes le auparon a esa posición de poder (el poder real). Es más, se podría decir que el político que, alcanzada una posición de poder, se dedicara a hacer política en beneficio de los votantes es el que debería ser considerado un traidor, pues estaría dando la espalda a quienes realmente posibilitaron que llegara hasta donde llegó: las élites.

Dicha élites (el poder real), a la hora de seleccionar a los políticos y partidos políticos que auparán al poder, no sólo valoran lo que aquéllos les “prometen”, sino, sobre todo, el cómo se lo prometen, es decir, su habilidad para hacer pasar por interés público lo que no son otra cosa que los intereses de unos pocos; en otras palabras, su capacidad para manipular los deseos y los sentimientos de las masas en beneficio de las élites. En este sentido, el discurso populista de izquierdas ha sido y sigue siendo el discurso preferido; concretamente, los llamados partidos de la nueva izquierda, como Syriza en Grecia o Podemos en España, son hoy la opción favorita de las élites debido a la pérdida de credibilidad de los tradicionales partidos de izquierda.

Veamos un ejemplo.

Hoy en día, la inmigración es para los empresarios, además de una fuente de mano de obra barata, un medio de chantajear a la mano de obra local para que reduzca sus demandas salariales y acepte las condiciones de la patronal; esta es la razón de que grandes entidades financieras como la Caixa hayan hecho y estén haciendo tantos esfuerzos para que el conjunto de la población vea con buenos ojos la llegada masiva de inmigrantes (1) y pase por alto el impacto negativo que ello supone, tanto para el país al que llegan (bajada de salarios) como para el país del que proceden (robo de talentos). En este sentido, Podemos se presenta como una opción ideal para los intereses de las élites al proponer medidas que fomentan la llegada masiva de inmigrantes (Podemos dará ayudas a los empresarios que contraten inmigrantes sobre españoles) todo ello camuflado bajo la defensa de los intereses nacionales (para lo cual, curiosamente, utiliza los mismos argumentos que la Caixa) y la lucha por los derechos humanos (una lucha que ha sido asumida sin ninguna dificultad por instituciones capitalistas como el Real Madrid o el FC Barcelona como hemos podido ver en el caso de los llamados refugiados sirios).

El proceso se podría resumir más o menos así: – Las élites, a través de los conocidos como Think  Tanks, exponen sus deseos: necesidad de mano de obra inmigrante, necesidad de una mayor implicación de la mujer en la política o en el ámbito empresarial, necesidad de hacerse con un control totalitario de los recursos energéticos o incrementar el precio de los combustibles.
– Los partidos políticos elaboran un programa donde, tras una retórica populista (derechos humanos, feminismo, ecologismo), se ocultan una serie de medidas destinadas a satisfacer las necesidades expresadas por las élites.
– Las élites, a través de diversos mecanismos (especialmente, gracias a los medios de comunicación de masas) aúpan a posiciones de poder a aquel o aquellos partidos políticos cuyas propuestas mejor satisfagan sus necesidades teniendo en cuenta la coyuntura social de cada momento.

Los partidos políticos son un tipo de organización que, desde sus inicios, fueron diseñados, no con la idea de servir al pueblo, sino a las élites (Estado-capital), que son las únicas que, en una sociedad como en la que vivimos, les pueden permitir, o no, acceder a posiciones de poder. La relación de los partidos políticos con el Estado sólo se puede entender como una relación de clientelismo. Se podría decir entonces que, por su peculiar idiosincrasia (asegurar su propia supervivencia a toda costa), los partidos políticos son incompatibles con el bien común.

La particularidad en nuestros días es que a los políticos de hoy les resulta prácticamente imposible disimular su verdadera razón de ser, de tal modo que su actitud durante las campañas electorales se asemeja mucho más a la de un “pelota” haciendo méritos para ser ascendido por su jefe, que a la de un desinteresado filántropo. El triunfo de la brutal e inhumana ideología capitalista es absoluto en nuestros tiempos. La lógica del interés individual y el máximo beneficio económico ha colonizado la mentes de la práctica totalidad de los seres humanos del planeta tierra. Esto ha tenido como consecuencia un hundimiento sin precedentes de la calidad humana de los sujetos, a lo cual, las personas que forman parte de los partidos políticos no han podido permanecer ajenas, agudizándose hasta el paroxismo el talante megalomaníaco de sus líderes. Pablo Iglesias, Albert Ribera o Pedro Sánchez son tres buenos ejemplos de este decadente estado de cosas. Así, el inocultable ansia de poder que mueve a este tipo personajes pone al descubierto con mayor claridad que nunca el verdadero sentido de la política.

El sistema de partidos políticos es un sistema perverso, en el que los individuos deciden voluntariamente convertirse en menores de edad al delegar la gestión de absolutamente todos los aspectos de sus vidas (incluidos los más íntimos) en manos de unas personas que, sin saber muy bien en base a qué, se atribuyen ese derecho. ¿Qué pensarías si, un día, tres o cuatro individuos se presentasen en la puerta de tu casa y te dijeran que tienes que elegir a uno de ellos para que a partir de ese momento se haga cargo de la gestión de tu vida doméstica? Pues, más o menos, eso mismo es lo que hacen los políticos. Es indudable que sólo gente muy miserable puede dedicar su vida a la profesión política, pero, si la mayor parte de las personas decidieran asumir verdaderamente la responsabilidad sobre la gestión de sus vidas y la de su comunidad, tal estado de cosas no sería posible. Como decía Albert Libertad: “¡el criminal es el votante!” (2).

La ciberdemocracia directa, con la que se pretende sustituir el sistema de partidos, no será un sistema menos perverso que el actual, pues las personas se limitarán a votar propuestas previamente debatidas, sin posibilidad de participar en su proceso de elaboración. Este sistema, como el anterior, no sólo no evita la manipulación que el poder ejerce sobre los individuos a través de todos sus aparatos de propaganda, sino que ahonda aún más en el proceso de infantilización (y robotización) de la sociedad.

Notas:
(1) Estudio Social de la Caixa N.31  “Los inmigrantes asentados en España aportan más al Estado del bienestar de lo que reciben” http://prensa.lacaixa.es/obrasocial/estudio-social-31-inmigracion-y-estado-bienestar-espana-esp__816-c-14169__.html
(2) Enlace al texto de Albert Libertad “¡El criminal es elector!” http://arrezafe.blogspot.com.es/2013/10/el-criminal-es-el-votante.html?m=1

Fuente: conspiracionabierta.blogspot.com.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s